was successfully added to your cart.

Carrito

Bolas de agua

¡Hola de nuevo, tribu!
Ahora que el veranito se acerca, y que el buen tiempo está asegurado, he pensado que a
todos y todas nos apetecen juegos fresquitos, ¿no? Por eso, quería presentaros este
recurso que puede dar mucho de sí: las bolas de gel hidrófilas.
¿Qué son? Más conocidas por la marca Water beads, son unas bolitas muy pequeñas de
gel que se ponen en agua para que la absorba y se inflen con ella. Su función inicial es
decorar jarrones o usarlas con plantas pero, como ya os he comentado, se pueden
preparar juegos sencillos y muy estimulantes:

1. Ponerlas en agua y ver qué pasa

Si los peques no las han visto nunca, el mero hecho de sacarlas, ponerlas en un
recipiente con agua y dejarlas un rato para volver después y “ver qué pasa” ya es de por
sí emocionante. Si las bolas son pequeñas, en un par de horas suelen estar hinchadas
(como el tamaño de una canica). Si son tamaño XL (secas son como una canica e
hinchadas como una pelota de ping-pong) pueden tardar unas 48 horas en inflarse del
todo.

1.2 Otra opción si ya hemos explotado esta, es poner bolas transparentes en agua con
colorante y ver si siguen siendo transparentes o no… ¿y por qué? ¿Y si ponemos una
bola amarilla en agua con colorante azul, qué pasará? 😉

2. Tocarlas

Una vez listas, sólo tocarlas es toda una experiencia dada su textura. Además, la
sensación es diferente si las bolas están sumergidas en agua a si están solas. Introducir
las manos en un cuenco, cogerlas a puñados o haciendo pinza, observar cómo botan al
caer (que por cierto, botan mucho)… incluso aplastarlas y ver lo frágiles que son
impresiona. Y sólo he hablado de tocarlas con las manos. ¿Qué tal si sumergimos los
pies en un barreño lleno?
2.1 ¡Cuenco mágico!
Las bolas transparentes no se ven cuando están dentro del agua, por lo que puede ser
muy divertido ofrecer un cuenco que “sólo” contenga agua y ver cómo reaccionan al
meter las manos 😉 .

3 Trasvases

Otro juego que encanta a los mininos es hacer trasvases. En este caso, pueden ser
trasvases “porque sí” o trasvases con una finalidad, como separar por colores o
tamaños. A su vez, se pueden hacer con la mano, de cuenco a cuenco o alguna

“herramienta” (cucharas, palitas, pinzas, etc.). En la foto, nosotros usamos estas pinzas
amarillas de Learning resources debido a su tamaño.

4 Bandejas sensoriales

Otra posibilidad en la misma línea es llenar una bandeja de bolas y esconder “tesoros”
que los pequeños deban encontrar. Las bolas pueden estar solas, pero también podemos
incluir otros materiales (como legumbres, espuma de afeitar, pompones…) para que
haya texturas diferentes. Las pinzas de la foto son ideales para ir retirando las bolas
porque tienen agujeros por las que se escurre el agua sobrante.

5 Bolas congeladas

Una opción para Mininos mayores (o si buscamos otras posibilidades) es congelarlas
para ver qué les sucede: ¿por qué se ponen duras? ¿Cambia la textura? ¿Se pueden
romper con tanta facilidad? ¿Por qué? ¿Qué sucede si las vamos tocando? ¿Cómo
podemos descongelarlas? ¿Qué podemos usar? ¿Cambian en algo después?

6 Botellas sensoriales

Ya os hablé de nuestras botellas sensoriales hace tiempo. Entonces os enseñé la que
teníamos con bolas rojas, amarillas y naranjas. Sólo mirarla puede ser hipnótico, pero si
jugamos con ella y con una linterna para ver cómo cambian los colores y los reflejos
que crean también puede ser muy divertido.

7 Globo sensorial

Otra posibilidad es crear un globo sensorial: metemos las bolas de gel en una botella de
agua pequeña, buscamos un globo grande, lo inflamos y damos vueltas a unos
centímetros de la boquilla para que, así, no pierda el aire. Metemos la boquilla del globo
dentro del cuello de la botella, desenroscamos el globo y lo ponemos boca-abajo para
que vayan cayendo dentro las bolas. Expulsamos el aire sobrante y lo atamos. Pero
¡cuidado! Si se suelta el globo de golpe y se desinfla, las bolas que haya dentro saldrán
disparadas… lo que, por otra parte, de forma controlada, también es muy divertido.

8 Usar la mesa de luz (o similares)

Todas las propuestas pueden tener un valor añadido si las practicamos en la mesa de
luz. Y es que al ser translúcidas, las bolas hacen un efecto visual muy bonito. ¿Que no
tenéis una? Entonces podéis usar una linterna y un cuenco o tupper transparente estando
a oscuras, o bien ponerlas en una bandeja con barritas fluorescentes, tal y como podéis
ver en esta entrada de  Manualidades Infantiles .
¡Y hasta aquí puedo escribir! Aunque para algo tan simple y económico, creo que no
son pocas actividades, ¿no os parece? Espero que os hayan gustado.

¡Una abrazo! Diario de una Mamá Gata

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies